Loading

En Carpenter Aceros Fortuna estamos comprometidos en gestionar nuestro negocio de forma responsable y desarrollar iniciativas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la sociedad, reconocemos el impacto ambiental de nuestras operaciones, lo traducimos en un compromiso permanente, con el fin de identificar mejores prácticas para prevenir, eliminar, disminuir o compensar los impactos que se derivan de todas las áreas del negocio.

Para Carpenter Aceros Fortuna la Responsabilidad Corporativa es una filosofía de vida, contribuyendo a establecer un entorno sustentable para el crecimiento, con una participación activa en programas de impacto para nuestra comunidad.

Nuestro Comité de Responsabilidad Social, está integrado por diferentes empleados de Carpenter Aceros Fortuna, el cual surge de la necesidad de crear conciencia y de retribuir a la comunidad y al medio ambiente un poco de lo que nos brinda

Misión

Contribuir con la comunidad y el medio ambiente, generando y administrando recursos para brindar apoyo a nuestra sociedad.

Visión

Crear conciencia sobre la importancia de la Responsabilidad Social en Carpenter Aceros Fortuna y en nuestro entorno, para crear un impacto positivo sin fines de lucro, a través de actividades que propicien el desarrollo integral de nuestra comunidad.

Valores

* Compromiso
* Responsabilidad
* Generosidad
* Transparencia
* Tenacidad
* Respeto

Para gestionar la responsabilidad social no sólo realizamos contribuciones financieras, desde 2010 Carpenter Aceros Fortuna ha participado en la fundación “Hábitat para la humanidad, A.C.”, a través del voluntariado de empleados, familiares y amigos, nuestra comunidad ha colaborado en la construcción de viviendas dignas para comunidades de bajos recursos.

Proyecto Hábitat

Llevamos acabo eventos de voluntariado en coordinación con organizaciones internacionales como Hábitat para la humanidad, A. C. (HPH México).

Hábitat para la Humanidad, A. C. (HPH México) es una organización de la sociedad civil sin fines de lucro fundada en 1989, que promueve el reconocimiento de la vivienda como un derecho humano fundamental a fin de hacer posible el acceso a soluciones de vivienda a familias de bajos recursos económicos, logrando así que cada familia cuente con una casa en donde pueda vivir y desarrollarse, así como integrarse y generar comunidades.